SERGIO MAGAÑA HIDALGO

1(Tepalcatepec, Michoacán 24 de septiembre de 1924 – Ciudad de México 23 de agosto de 1990)

José Sergio Alejandro Magaña Hidalgo, a los cinco años se trasladó con su familia a Cuernavaca y, dos años después, a la Ciudad de México. Cursó las primeras letras con los jesuitas en Cuernavaca. Posteriormente, cursó el bachillerato y dos años de Derecho y Filosofía y Letras en la UNAM. Estudió teatro con Rodolfo Usigli, Fernando Wagner y Enrique Ruelas, “al igual que Emilio Carballido, Luisa Josefina Hernández, Héctor Mendoza y Jorge Ibargüengoitia»

Obtuvo una maestría en Lengua Inglesa en la UNAM. En 1946, junto con Emilio Carballido y otros estudiantes funda la asociación literaria Atenea, que después se convirtió en el Grupo Teatral de Filosofía y Letras, que en 1947 representaron La noche transfigurada y en 1948 La triple porfía. En 1948 recibió las enseñanzas de Seki Saint Sano.

Sergio Magaña fue uno de los dramaturgos apadrinados por Salvador Novo, quien en 1951 logra montar «Los signos del Zodiaco» de las primeras obras que teatro que tienen un personaje marcadamente homosexual, afeminado y misógino según el estereotipo de la época.

Sobre el desenvolvimiento posterior de la carrera literaria de Sergio Magaña, Rafael Solana recordaba a principios de los ochenta: “Cuando hace treinta y cinco años, o poco más poco menos, Salvador Novo descubrió a dos jóvenes valores del arte dramático, Emilio Carballido y Sergio Magaña, había encontrado a dos prestigios sólidos; no solamente se estrenaron sus primeras obras en Bellas Artes, con el mayor esplendor, que han tenido en el país y fuera de él, y ellos han escrito otras piezas que han renovado sus éxitos. Pero es importante saber que no se han limitado al arte de escribir comedias, en el que ambos han sobresalido del vulgo, sino también cada uno de ellos tiene, por lo menos, un libro de narrativa que ha gustado y ha sido reeditado …»

En 1953 su obra El molino del aire recibió el Premio de Novela de la Revista Mexicana de Cultura de El Nacional. Fue becario del Centro Mexicano de Escritores de 1951 a 1952. Su creación teatral es extensa e incluye las obras: El padre nuestro (estrenada en 1947); La noche transfigurada (estrenada en 1947, en la Facultad de Filosofía y Letras); La triple porfía (en colaboración con Emilio Carballido, estrenada en 1948); El suplicante (también en colaboración con Carballido, estrenada en 1950, Premio del Concurso de las Fiestas de Primavera 1950); Los signos del Zodiaco (estrenada en 1951; Unión Nacional de Autores, 1951; Intercontinental, 1953; FCE-Col. Teatro Mexicano del Siglo XX, 1956; ITESM, 1984); El reloj y la cuna (estrenada en 1952); El viaje de Nocrecida (en colaboración con Carballido, estrenada en 1956); El pequeño caso de Jorge Lívido (estrenada en 1954); La canción nunca se acaba (estrenada en 1960); El anillo de oro (estrenada en 1960); Juguetes espaciales (estrenada en 1960); Rentas congeladas (estrenada en 1961); Medea (estrenada en 1965); Los argonautas (estrenada en 1965); Ensayando de Moliére (estrenada en 1966); Los motivos del lobo (estrenada en 1966, Premio Manuel Eduardo Gorostiza 1966); El mundo que tú me heredas (estrenada en 1971); El que vino a hacer la guerra, “Western navideño de un solo tiro” (estrenada en 1972); Santísima (estrenada en 1980, Premio de la UCCT); La dama de las camelias (estrenada en 1980); Moctezuma II y Cortés y la Malinche (Antología Los argonautas, EMU 1985); Los enemigos (versión del Rabinal Achí, estrenada en 1989, Premio de la APT como mejor autor 1989; EMU, 1990); y La última diana (estrenada en 1990).

En 1971 fue nombrado Hijo Predilecto de Tepaltepec. En 1988, Sergio Magaña recibió importantes reconocimientos a su trayectoria: “Le fue otorgado el Premio Nacional de Literatura Juan Ruiz de Alarcón, por su trayectoria como dramaturgo. También fue homenajeado por su contribución al teatro en la Décima Muestra Nacional de Teatro en Monterrey, Nuevo León 1998, y, por el INBA, UNAM, Socicultur , y otras instituciones, durante todo el año de 1988.También escribió un libro de cuentos titulado El ángel roto (Arte de América, 1946).Ingresó a la SOGEM el 11 de septiembre de 1980.

Fue becado por el Centro Mexicano de Escritores. Fue maestro de Arte Dramático en el Instituto Nacional de Bellas Artes. Dirigió la Escuela de Bellas Artes de Oaxaca. Compuso canciones de tipo popular como «El Musafir» de donde sabemos que había ligue gay en la Av. Juárez. Era común verlo en su apartamento de los apartamentos Windsor en la calle de la Santa Veracruz donde alguna vez Enrique Semo lo conoció por obra y gracia de Carlos Olmo y quien lo recordaría de esta manera:

«Magaña me dio la impresión de ser un arrogante genio autodestructivo, desconfiado y hostil, que parecía implorar afecto en cada ladrido. Habló mal de todo el mundillo teatral, en especial de Usigli, pero no parecía creerse una vaca sagrada: al contrario, nunca he visto a ningún escritor menos propenso a darse importancia. Indiferente a los signos exteriores de prestigio cultural, social y económico, se vestía como un apostador lumpen del hipódromo, pasaba las tardes bebiendo con un corrillo de
borrachos incondicionales, parecido al cortejo de zánganos que sigue a los campeones de box, y más de una vez, los musafires de alquiler que levantaba en los bares del centro le robaron relojes y centenarios.»

Tips dados por Víctor M. Macías-González

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría por HILACHA VOLADORA. Guarda el enlace permanente.

Acerca de HILACHA VOLADORA

HILACHA VOLADORA Programa radiofónico que ha funcionado como el principal canal de comunicación de la asociación APOYO MUTUO ENTRE FAMILIAS DIVERSAS, AC, especializándose en Educación Sexual, Derechos Humanos, Equidad de Género y Diversidad Sexual. Se transmite todos los miércoles a las 9 de la noche (hora de México) por el 88.5 de FM y por Internet, www.uaslp.mx. Por el momento, no hay podcast, sólo puede escucharse en vivo

2 pensamientos en “SERGIO MAGAÑA HIDALGO

  1. conocí al maestro Magaña en Morelia tome un curso de teatro con el,fue una experiencia simplemente maravillosa,nos dirigió en Ensayando a Moliere y fue algo increible montar una escena bajo su dirección. Ha sido hasta la fecha un ejemplo de vida. Recuerdo una ocación leíamos un fragmento de un ensayo » la mujer sentada » ah su que fuerte! Saludos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *