Carlos Halpert

(Ciudad de México 1946- 1 de diciembre de 1984)

Hasta la preparatoria estudió en el Colegio Israelita de México. Durante este periodo fue miembro activo de la organización Juvenil Betar. Asistió a seminarios, cursos y campamentos de juventud judía en Argentina, Panamá, Costa Rica y Guatemala entre los años 1962 y 1966.

Formó parte de varios conjuntos de danza israelí, como Moetzet Hatnuot y Nodedim.

Estudió la carrera de Contador Público. En 1968 fungió como director y coreógrafo del grupo de danza y cantos Betar. Ese mismo año ingresó a la Universidad de Florencia para estudiar Historia del Arte. En 1969 ingresó al Institute des Etudes Cinematographiques, de Francia, donde estudió Dirección Cinematográfica y a la vez inicia su carrera de escultor.

Fue en este viaje se codeó con Francois Truffaut, se enamoró de la danza contemporánea de Maurice Bejart, y estudió durante un año arte y cine en París, Florencia y Venecia. Regresó inquieto, colmado, y convocó a un grupo de jóvenes para exponerles su sueño de crear un “Bolshoi” de danzas judías.

En marzo de 1971 Carlos Halpert regresa a México y convoca a diversos artistas de origen judío y es con ellos con quienes funda Anajnu Veatem, grupo con el cual trabaja por casi 14 años iniciando así un poderoso movimiento cultural, no sólo de danza, sino toda una propuesta artística, un nuevo lenguaje con vocación interdisciplinaria. Teniendo su primera presentación oficial el 1° de julio de ese mismo año en el teatro Casa de la Paz en la Ciudad de México.

Carlos Halpert fue el imán inicial que a lo largo de los primeros catorce años atrajo a aquellos jóvenes judíos que soñaron con ser artistas y que estuvieron dispuestos a entregarlo ‘todo’ por atracar su barco en el mundo de la bohemia. Con la música y la danza como veletas, fue él quien abrió brecha contagiando de creatividad, entusiasmo y vitalidad al grupo pionero; transmitió un credo; y se ubicó a la zaga del entorno artístico mexicano al presentar espectáculos conformados por un mosaico de la diversidad de etnias y culturas que han enriquecido al judaísmo.

Bajo la dirección de Carlos, los miembros de la compañía se entregaban a la causa, sin ganar ni un quinto, y como mil usos hacían lo que fuera necesario. Conseguían donativos de tela para sus vestuarios; hablaban con los filántropos comunitarios para buscar donativos y contagiarles su entusiasmo; cosían indumentaria; engastaban piedras en los chalecos y joyería que diseñaba Ulises Lorenzana para las distintas coreografías; y hasta se trepaban en los postes de Polanco, Condesa y la Zona Rosa para pegar carteles que anunciaran su inminente estreno.

Realizó, además, trabajos coreográficos para diversas obras teatrales, espectáculos musicales y festivales de la comunidad judía de México De 1982 a 1984 funge como coreógrafo y director del espectáculo Movies del Tec de Monterrey, en la ciudad de México Como coreógrafo recorrió los principales foros del país, mientras que como escultor expuso en galerías como: Lambert y Van der Needen, en Europa, así como en CDI, Chapultepec, Galería Misrachi y en Bellas Artes.

En 1975 ingresó al Centro Deportivo Israelita y fungió como director del comité de la juventud durante dos años. En 1977 fue nombrado Director de Actividades Generales del CDI

Carlos Halpert falleció la mañana de un sàbado de un paro cardiaco, pero su recuerdo y su legado siguen presentes en quienes tuvieron el privilegio de conocerlo y en quienes aprendieron de él la pasión por la danza y el amor a las tradiciones de nuestro pueblo.

No fue una estrella fugaz en el firmamento, él dejó, tras de sí, amor, arte, talento, amistad: Eduardo Luis Feher. Amigo de Pablo Leder.

Carlos Halpert inició hace 38 años el festival de danza judía mas importante del país, el Festival Aviv. El Centro Deportivo Israelita (CDI) honra su memoria llamándolo ahora Festival Aviv Carlos Halpert.

Informaciòn tomada del Foro Judio, gracias a Juan Jacobo Hernández Chávez